Editorial 315

Publicado el 06 Noviembre 2014
Visto: 2646

 

 

Al momento de redactar este texto editorial, el alcalde con licencia de Iguala y su distinguida esposa, detenidos –de acuerdo a la versión oficial- en una casa de seguridad en la delegación más insegura del Distrito Federal, se encuentran cantando en las instalaciones de la SEIDO.

Y mientras la podredumbre que todo lo Abarca amenaza con salpicar hacia todas partes del espectro político, los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa siguen desaparecidos, la indignación de la gente sigue a la alza y las movilizaciones se continúan multiplicando por todo el territorio nacional; el precio del dólar está por las nubes, el del barril cae más rápido que la popularidad de Enrique Peña Nieto y el futuro ex presidente –aún en funciones- se alista para irse a la… China.

 

México se mueve, no cabe duda.