Editorial 321

Publicado el 29 Enero 2015
Visto: 3111

 

 

 

 

 

Mientras el gobierno federal asegura que no existe ningún conflicto de interés en el asunto de las mansiones de Peña Nieto (y de La Gaviota y de Videgaray), a nosotros nos quedan varias dudas:

¿Para qué querrá tantas mansiones el presidente Peña Nieto?

¿Será que cada una lo hace sentir que vive en un México diferente, cada vez más moderno y lleno de infrastructchur?

¿Serán todas sus casas "chicas"? ¿Estarán repartidos en todas ellas los 43 normalistas de Ayotzinapa? ¿Será para tener muchas habitaciones con camas donde quepamos todos los mexicanos debajo del colchón, como Paulette? 

¿Será que ni en su casa lo quieren y por eso necesita de más? ¿De verdad quieren que les creamos que en ningún caso existe conflicto de interés? 

 

Preguntas que desaparecen entre la turbiedad institucional.

 

Comparte este artículo en redes:

¡Pásale a la tiendita! Dale click a alguno de los cajones de aquí abajo:

Librería Chamuca