Editorial 333

Publicado el 16 Julio 2015
Visto: 1368

 

 

 

 

La tragedia siempre ha ido unida de la comedia. Por ello, como si fuera obra del  "efecto mariposa", mientras del otro lado del mundo pestañea el último griego que votó el NO a sus acreedores, en México un temblor de tierra sacudió hasta sus cimientos la credibilidad gubernamental, perforándole un túnel que permitió el escape del Chapo de la prisión más segura del país.

Qué bueno que Peña y toda su comitiva andaban tan lejos, pisando fuerte las alfombras rojas francesas, que no tuvieron necesidad de llenarse las suelas de los zapatos con el lodo de esa obra negra.  

Dicho sea de paso, a este efecto mariposa le ayudaron algunos otros torbellinos, pues esa deuda no se generó en un día y ese túnel no se cavó solo ni de forma azarosa. ¿Quienes son los ingenieros de la desgracia? Los mismos autores de la comedia global.

 

Y es que la tragedia siempre ha ido unida de la comedia, aunque a veces ya no sabemos cuál es cuál.

 

Comparte este artículo en redes:

¡Pásale a la tiendita! Dale click a alguno de los cajones de aquí abajo:

Librería Chamuca