Editorial 339

Publicado el 09 Octubre 2015
Visto: 1444

 

 

 

 

 

 

 

Nos persigue, nos acosa, un fantasma recorre Los Pinos: el fantasma del populismo. No es casual que se reviva la cacería de esta bruja en los momentos en que el presidente de México, --que invocó a un exorcismo de este mal en la más alta tribuna de la ONU- se encuentra en el punto más bajo de su popularidad en el país. Pero no se preocupen, para eso están los candidatos independientes, las diputadas corcholatas y la pujante inclusión social que a todos alcanzará con sus beneficios. Porque así de larga es la mano de la democracia.