Editorial 352

Publicado el 08 Abril 2016
Visto: 1485

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La filtración de documentos fiscales y financieros -la más grande en la historia del periodismo- no es otra cosa que un acto de sinceridad. Los ricos se cansaron de vernos tan pobres y de darnos a cuenta gotas la verdad. Por ello, abrieron de par en par las compuertas de la información, y dieron paso a un caudal de datos (datos  de los que deberíamos estar tomando nota para aprender un poco y mejorar nuestras finanzas personales) para darnos a conocer su brillante estrategia para vivir ricos y felices: las empresas offshore. 

Los periodistas que realizaron este magno descubrimiento global y lo publicaron en todo el mundo, podrán merecer el Pulitzer, pero sólo los empresarios, los magnates, los políticos con casas y empresas fantasma, los testaferros que habitan casas bonitas y muy blanqueadas, todos ellos son quienes en realidad deberán quedarse con el reconocimiento de este gran acto de sinceridad. 

Porque en las relaciones sadomasoquistas, siempre, lo primero, debe ser la confianza mutua y la sinceridad. Lástima que no nos han dicho todavía cuál es la palabra de seguridad, para pararle tantito al juego peligroso.

Comparte este artículo en redes:

¡Pásale a la tiendita! Dale click a alguno de los cajones de aquí abajo:

Librería Chamuca