Editorial 193

Publicado el 19 Marzo 2010
Visto: 751

Esto ya huele mal

La sangre corre por las calles de Ciudad Juárez, las aguas negras inundan parte del Valle de México, un presidente y un ministro vomitan sobre las tumbas de los asesinados, la Iglesia lanza amenazas que huelen a azufre y los partidos intercambian fluidos malolientes.

Todos estos fenómenos tienen el mismo origen: la descomposición acumulada en las entrañas de la política nacional ya se empieza a desbordar.

Los propagandistas del gobierno se indignan ante la indignación de los familiares de los asesinados y se quejan de que vastos sectores de la población, en vez de apoyar la “Guerra contra el crimen” del gobierno, cantan corridos que exaltan a personajes sin valor ético; corridos como este, que dice:

Soy el Jefe de Jefes señores,
No me quieren a todos niveles,
más yo sigo sentado en la silla,
aunque el vulgo me llame “pelele”,
porque a mi Televisa me quiere,
y los grandes negocios no pierden.

En las cuentas se lleva una regla,
desde el uno llegar hasta el cien,
el que quiera ganar elecciones,
que se enseñe a hace fraudes también,
sin talento no busques grandeza,
porque nunca la vas a tener.

Mi trabajo y valor me ha costado,
destrozar al país que gobierno,
muchos quieren llegar a mi altura,
nomás miro cómo van creciendo,
han querido arañar mi corona,
y el país que se siga muriendo.
 
 

 

Editorial 203

Publicado el 19 Marzo 2010
Visto: 952

Una vez más, el país ha demostrado que vive en una absoluta normalidad 
democrática.
En los procesos electorales que acabamos de vivir, en varios 
estados de la República, los distintos actores políticos se comportaron 
con gran responsabilidad: los partidos se mostraron tan respetuosos con
 sus contrincantes que hasta se prestaron y cambalachearon candidatos; la 
delincuencia organizada demostró una vez más lo bien organizada que está;
 el espionaje político dio muestra de su eficacia; las alianzas –llamadas 
contranatura– confirmaron que la verdadera naturaleza de los partidos es
 ganar "haiga sido como haiga sido". 

En suma, México demostró nuevamente que hemos pasado del "sí se puede" al
 "todo se puede".

 

Editorial 195

Publicado el 19 Marzo 2010
Visto: 871

 

Editorial 194

Publicado el 26 Febrero 2010
Visto: 757

¿Alguien tiene duda de la fuerza que ha cobrado la ultra derecha católica desde que los panistas gobiernan? ¿Alguien no se ha percatado de la ofensiva para penalizar el aborto en todas partes del país? ¿Acaso no se vio a varios gobernadores –como a Etilio González Madres— intentar revertir los matrimonios gay en el DF con una absurda controversia constitucional?

¿Hay alguien que dude que la jerarquía católica goza en los hechos de un fuero tal que no hay quien meta a la cárcel a ningún cura pederasta ni a quien lo encubra?

Pues aunque parezca increíble, el senador perredista Pablo Gómez (Piedra Pómez, para los cuates) no parece haberse percatado de nada de esto.

Este personaje ha salido con la batea de babas de presentar una iniciativa para restablecer los derechos de asociación política y de libertad de expresión de los sacerdotes de todos los cultos religiosos, con el argumento de que éstos sufren “una injusticia constitucional”.


Con una “izquierda” así, ¿para qué queremos derecha?

 

Editorial 116

Publicado el 14 Febrero 2007
Visto: 1019

Leer más: Editorial 116
 

Editorial 1.1

Publicado el 25 Febrero 1996
Visto: 1202

Cada vez que un funcionario habla se quema un poco y se expande por los aires un olor a chamusquina, a chamusco, a chamuco.

El sistema ya huele a chamuco. Es decir, apesta a mil demonios, pero ya sólo hay demonios muy menores. A pesar de que estudiaron en Harvard, Yale, El Interlingua y las Academias Patrulla, estos pestilentes enviados de Satanás están chamacos.

Son los Chamucos que, como diría Cri Crí, son un demonial. Bien los retrata José Guadalupe Posada en el dibujo que adoptamos como logotipo: Tienen un trinche en la mano, cuernos de buey, una cara que hace juego, una pata de cabra, otra de gallo, la otra en el presupuesto, y una larga cola con un pico atrás. Resumiendo, son unos verdaderos hijos del Averno.

Hay Chamucos mayores, Chamucos medianos, Chamucos menores y Roques Villanuevas. Todos huelen a azufre y sacamos en conclusión que estos pobres diablos enriquecidos se pueden ir muy pronto a lo más pando del Averno.

Para dar fe de este suceso, e inspirados en nuestros guías espirituales Stalin, Kim-il-Sung, Enver Hoxha, Luis Pasos en la azotea y Miguel Angel Cornejo, un grupo de Chamucos independientes coailgados en una ONG, hemos decidido sacar a la luz pública esta revista ortodoxa, dogmática, cuadrada y catorcenal, con hartos monos pero sin rascahuele, para la mayor gloria de Dios.

 

Comparte este artículo en redes:

¡Pásale a la tiendita! Dale click a alguno de los cajones de aquí abajo:

Librería Chamuca